Cuando se enteró de que iban a reconstruir la escuela primaria North Gresham como parte del bono capital de construcción aprobado por los electores, Renee Alexander supo que quería estar involucrada en la construcción de la nueva escuela.  

Como arquitecta de BBT Architects en Bend, Renée ha participado en decenas de proyectos de construcción de escuelas por todo el oeste (alrededor de 150-200 a lo largo de su carrera). La oportunidad de dirigir este proyecto llamó su atención, ya que la escuela primaria North Gresham no es una escuela cualquiera: es donde ella descubrió el amor por la educación que la llevó a su futuro como arquitecta.

Renée asistió a la escuela primaria North Gresham de 1969 a 1972, cuando su nombre era Renée Kroupa.

“Cuando entré por primera vez al edificio después de todos estos años, me llegó una oleada de recuerdos. Podía recordar cómo llegar a todos mis viejos salones de clase y aún podía imaginarme sentada junto a mis compañeros de clase, con mis maestros al frente del salón”.

BBT Architects fue una de las 7 compañías que presentaron una solicitud para el contrato y fue elegida en enero de 2017, después de un proceso exhaustivo de licitación.

Como parte del proceso de diseño, Renée y el resto del equipo de diseño han tenido decenas de conversaciones con los miembros de la comunidad sobre lo que esperan del nuevo edificio. Para muchas de las familias con quienes ella habló, la escuela sirve como un centro comunitario, un lugar donde los niños reciben educación y alimentos. La escuela primaria North Gresham es su hogar.

Era importante para Renée que el diseño reflejara la importancia que el edificio tiene para la comunidad.

El símbolo de la escuela es la Estrella del Norte, así que Renée trabajó para incorporar el cielo nocturno dentro del diseño. “Es mucho más que solo pintar unas cuantas estrellas en las paredes. Realmente nos hemos esforzado por incorporar el impulso imaginativo de las estrellas y de la astronomía en el edificio”.

Por ejemplo, el techo de la biblioteca y del centro de medios se pintó para verse como si fuera el cielo nocturno, para despertar la imaginación de los maestros y de los estudiantes.

“Cuando el proyecto se complete, va a ser una experiencia muy emocional poder mostrarle a la comunidad lo que hemos construido para ellos”, dice Renée. “Ha sido el honor más grande de mi carrera poder retribuir a la comunidad que tanto me dio”.